domingo, 7 de junio de 2009

Serie Brujas

1. JOY, APRENDIZ DE BRUJA

Ella había embrujado al más serio, snob, y guapo Duque de Inglaterra. Joyous MacQuarrie la belleza de ojos verdes había aparecido de ninguna parte y caido en sus brazos desvergonzadamente. Todo lo que se sabía de la misteriosa dama era que era escocesa y que su abuela había sido una Locksley. Ni siquiera su buena descendencia era suficiente para hacer de Joy una apropiada Duquesa, pero un noble orgulloso como Alec, Duque de Belmore, hacía lo que quería y él quería casarse con la hermosa muchacha que despertó su deseo.
Pero pronto Alec descubriría que él no podía hacer todo lo que quisiera. Aunque él se incendió cuando probó sus labios suaves como pétalos, se volvió a helar cuando descubrió que esta atractiva dama era, de hecho, una bruja cuyos poderes de magia blanca no siempre estaban perfectamente bajo control. Demasiado tarde, Joy supo que ella estaba desesperadamente enamorada y que nada podría detener el curso de su destino, el escándalo que amenaza con destruirla y la pasión que los mantuvo a ambos hechizados en un prohibido, irresistible enfrentamiento de dos corazones encantados.
2. SOÑANDO
La historia de un obstinado lord y una vivaz muchacha que se traban en una batalla de voluntades… y se dirigen directo a un camino de colisión con el amor.
La mayoría de las muchachas inglesas conocen al deseo de su corazón en un atestado salón de baile o en una elegante salita. Letitia Olive Hornsby encuentra al de ella cuando lo derriba haciéndolo caer en un río. Siendo una diablilla de cabello rizado y ojos azules de solo once años, decide que Richard, ese arrollador, guapo y absolutamente desvergonzado hijo del Conde de Downe, es el caballero blanco de sus sueños. Ahora totalmente crecida e inesperadamente hermosa, Letty está tramando un plan para salvar a Richard de si mismo… casándose con él, por supuesto. Y pronto el recibe las magulladuras para probarlo. La insufrible, aunque inolvidable chica, ha vuelto a la vida de Richard con estrépito… cayendo literalmente en sus brazos. A él le sorprende su suavidad, su aturdidora fragancia, y su testaruda intromisión en sus asuntos de bebida, juego y enredos amorosos. Pero cuando el destino los hace prisioneros de un grupo de peligrosos contrabandistas, Richard descubre en su traviesa compañera de celda un espíritu puro, romántico y aventurero que enciende la llama en su propio corazón ensombrecido. Si solo pudieran escapar, una maravillosa pasión podría arder libremente… y podrían encontrar una vida de aventuras en los brazos del otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada